FANDOM


Acto 2 - Formar Editar

Emi Ruta(1)

Hisao y Emi continúan sus carreras matutinas, volviéndose más cercanos cada día. A medida que pasan los días, Hisao se da cuenta de que parece ser una persona diferente cuando corre. En el almuerzo, ella muestra tontería, pero en la pista Emi demuestra su obstinada persistencia. Este pensamiento viene a su cabeza al llegar a la competencia en la que Rin participará. Él se sienta entre Rin y la madre de Emi, Meiko, quien bromea con que Rin y Hisao salen. Hisao entonces tiene la oportunidad de ver a "Emi en su más Emi" (como dice Rin). Él es sorprendido por lo hermosa que se ve y se da cuenta de que se está enamorando de ella. Al día siguiente, para celebrar su victoria, Emi lleva a Rin y a Hisao a tener un picnic. Aunque Rin y Hisao tratan de advertirle del pronóstico, ella no les hace caso, pero a mitad del camino llueve. Ellos entonces escapan a el Shanghai, donde tienen té y pastel en su lugar.

Al día siguiente Emi no se presenta para el entrenamiento matutino, por lo que Hisao trata de averiguar qué le pasó, mientras que Lilly y Misha le provocan acerca de cuánto tiempo han estado juntos. El enfermero le dice que Emi cogió un resfriado de la lluvia y Hisao cae en su cuarto después de clase. Ella se acaba de despertar y Hisao, por primera vez, la ve sin piernas protésicas.

Durante su estadía en la habitación de Emi ellos se burlan mutuamente del otro hasta que los coqueteos evolucionan, hasta llegar a una pelea de almohadas donde Hisao termina encima de ella. Un momento de parálisis ocurre, ya que Hisao no sabe si Emi quiere que él vaya más lejos. Ellos paran y, después de un poco más de conversación, Emi se queda dormida en los brazos de Hisao. Él está bastante contento, hasta que Emi empieza a tener una pesadilla. Cuando ella grita "¡Papá!" Hisao la despierta, pero ella dice que no recuerda su sueño.

Emi parece estar bien a la mañana siguiente y Hisao piensa confesar sus sentimientos, pero se siente celoso por el capitán de pista de Emi, que a menudo habla con ella. El enfermero se ríe y le asegura a Hisao que él está interesado en "otro tipo de persona". Mientras almuerzan solos en el tejado (Ya que a Rin le agarró un resfriado), Emi admite que tiene pesadillas muy a menudo. Emi le pide a Hisao que la bese, admitiendo que siente algo por él, a lo que él lo hace. Cuando vuelve a la clase Misha lo burla de ello, pero por primera vez, el corazón de Hisao se siente ligero.

Acto 3 - Perspectiva Editar

Emi Ruta(2)

Hisao lleva a Emi a su primera cita, la cual consiste en tener un picnic en el parque. En su camino de regreso, Emi tropieza, igual que en la pista. Por la mañana vuelve a colapsar durante su entrenamiento, pero se niega a decirle a Hisao qué está mal, incluso cuando él la presiona. Hisao trata de ofrecer apoyo, ya que claramente algo la está molestando mental y físicamente, pero ella lo empuja lejos.

Un día, mientras Hisao está en la biblioteca, Emi lo llama por teléfono, pidiéndole que vaya a su dormitorio inmediatamente. Hisao llega al dormitorio, donde Emi está en una silla de ruedas. Su pierna recibió una infección por el uso excesivo de las piernas prostésicas, lo que causaba dolor y tropiezos. Ella está frustrada por no poder correr, pero resignada, ya que esta no era su primera vez en silla de ruedas. Cuando Hisao viene a visitarla, sus coqueteos se convierten en una lucha libre y, por primera vez, hacen el amor.

A la mañana siguiente, aunque Emi no puede correr, aparece en la pista. Ambos toman prestado un cobertizo de almacenamiento y obtienen la idea de probar el sexo anal. El experimento es ... menos que exitoso y ambos terminan sintiéndose incómodos y doloridos. Hisao regresa a su habitación y duerme hasta el almuerzo. Emi viene a verlo y le dice que necesitan dejar de verse tan a menudo, dado que ella necesita concentrarse en los exámenes. Hisao está de acuerdo, ya que todavía puede verla en la pista y en el almuerzo.

Sin embargo, la condición de Emi empeora. Ella no le habla a Hisao durante la pista ni durante el almuerzo. Después de los exámenes, Hisao se enfrenta a ella para saber por qué no le habla. Emi admite que, debido a que el accidente le arrancó todo, ella nunca dejará que eso suceda de nuevo. Hisao se va, sintiendo el corazón destrozado, ya que Emi nunca lo dejará acercarse a ella. Si Hisao le pregunta a Mutou y al enfermero, Emi lo invitará sorprendentemente a cenar en casa de su madre. Aunque nerviosos, Hisao y la madre de Emi mantienen una amistosa conversación, hasta que la señora Ibarazaki trae el tema del padre de Emi y esta se retira al baño.

Si Hisao la persigue, Emi se enfadará aun más con Hisao y le exigirá que se vaya. Más tarde en la escuela, Misha trata de ofrecerle consejos. Si Hisao lo permite, ella le dirá que necesita disculparse. Hisao entonces lo hace, en una reunión llena de lágrimas (De lo contrario, Emi le dirá a Hisao que su relación acabó y el juego terminará). Emi le dice que necesita tiempo para pensarlo, pero que se presente por la mañana en su casa.

Si Hisao habla con la madre de Emi, Meiko, ella hablará sobre cómo Emi trató de creer que el accidente "no fue un gran problema" pero (Siguiendo la promesa de Emi) no le dice detalles sobre aquello. Emi escucha la conversación y exige que Hisao se vaya mientras acusa a su madre de romper su promesa. Meiko lo niega, pero Hisao acepta irse. Emi inmediatamente se arrepiente de expulsarlo, pero Hisao sabe que si quedara, solo le causaría más dolor. Él regresa a su dormitorio, donde lee sobre una carta de Iwanako, la chica de su escuela que se le confesó antes de su ataque al corazón, y se pregunta si está renunciando a la felicidad.

Acto 4 - Movimiento Editar

Emi Ruta(3)

Hisao se las arregla para disculparse con Emi, diciéndole que no dejará de tratar de ayudarla, ni siquiera si terminan (Lo que Emi intenta hacer a medias) porque él se preocupa demasiado por ella. Emi comienza a llorar y le pregunta por qué está tratando de ayudarla. Hisao le dice "porque te amo", lo que parece llegar a Emi, ya que finalmente se rompe en los brazos de Hisao. Ella le pide que regrese mañana, ya que necesita tiempo para "hacer esto correctamente" y pensar en lo que tiene que decir.

Al día siguiente, Hisao y Emi llegan en autobús a la casa de su madre, pero todo lo que ella dice es que hoy van a conocer a su papá. Los dos almuerzan y luego conducen hasta el cementerio. Se detienen allí, Meiko se queda atrás y Emi lo lleva a Hisao más adentro. Él contempla su mortalidad entre estas lápidas hasta que se detienen en una particular. Emi comienza a confesar cosas sobre sí misma (Que no le gusta el rosa, que no es tan popular como todos piensan) y que el accidente que le costó las piernas también mató a su papá. Como resultado de esto, ella decidió dejar de preocuparse por el futuro, ya que no hay nada que pueda hacer al respecto, hasta que conoció a Hisao, a quien ya no podía mantenerse a distancia. Ella admite que se dio cuenta de que, si va a vivir en el momento, no tiene que hacerlo sola.

Cuando regresan al dormitorio, antes de separarse, Emi agarra a Hisao. Ella le pide que no se vaya y Hisao, aunque no sabe en qué contexto está hablando, le dice "por supuesto". Los dos hacen el amor y duermen juntos. Por la mañana, Hisao piensa en lo cercanos que son ahora y que, no importa lo que suceda, mientras Emi esté a su alrededor estará bien.